La idea había tomado posesión de mi mente de tal manera que el miedo recorría todo mi cuerpo como un escalofrío y traté de cambiar las fantasmales imágenes de mi fantasía por la realidad que me circundaba. (...) Al día siguiente anuncié que había pensado una historia.
Mary Shelley

Frases de Mary Shelley - La idea había tomado posesión de mi mente de tal manera que el miedo recorría todo mi cuerpo como un escalofrío y traté de cambiar las fantasmales imágenes de mi fantasía por la realidad que me circundaba. (...) Al día siguiente anuncié que había pensado una historia.

Más Frases


Nosotros no hacemos algo por la demanda o por el mercado. Con nuestra tecnología podemos crear la demanda y también podemos crear el mercado. La oferta crea su propia demanda
Soichiro Honda
Si diéramos a la comida, la alegría y las canciones más valor que al oro, este sería sin duda un mundo más feliz
J. R. R. Tolkien
El que busca el cielo en la tierra se ha dormido en clase de geografía.
Stanisław Lem
Dos cosas quiere el hombre auténtico: peligro y juego. Por ello quiere a la mujer: el más peligroso de los juegos.
Friedrich Nietzsche
Es peligroso escuchar. Se corre el riesgo de que le convenzan; y un hombre que permite que le convenzan con una razón, es un ser absolutamente irracional.
Oscar Wilde
Nadie debe gloriarse sino de lo que le es propio.
Séneca
Mira, me interesa mucho tener un amigo marciano, pero el interés no siempre se asocia con la confianza. Hace falta hablar más a fondo para convertir el interés en confianza.
Kōbō Abe
Armas nuevas. Temperamentos nuevos, sensibilidades nuevas. Sexos en nuevos estados, música nueva, drogas nuevas y temperamentos demoníacos en el 66
Benjamín Solari Parravicini
Los favores obligan, y la obligación es una esclavitud;...
Thomas Hobbes
Había trabajado duro para conseguir aquel din... bueno, los bancos y los mercaderes habían trabajado du... bueno, en alguna parte de la cadena alguien había trabajado duro para obtener aquel dinero, y ahora un tercio del mismo acababa de ser... bueno, robado, no había otra manera de describirlo.
Terry Pratchett