Nuestras ilusiones no tienen límites; probamos mil veces la amargura del cáliz y, sin embargo, volvemos a arrimar nuestros labios a su borde.
François-René de Chateaubriand

Frases de François-René de Chateaubriand - Nuestras ilusiones no tienen límites; probamos mil veces la amargura del cáliz y, sin embargo, volvemos a arrimar nuestros labios a su borde.

Más Frases


Cada aspecto de la cultura occidental necesita un nuevo código ético -una ética racional- como condición previa para el renacimiento.
Ayn Rand
Cuando atravesamos tiempos difíciles, cuando tomamos grandes decisiones como país, es inevitable que se agiten las pasiones y surjan controversias
Barack Obama
Creo que soy mejor escritor que pintor. Y en esto coincidía con mi padre. Lo importante de mi escritura no es el estilo, ni la sintaxis, ni los recursos discursivos; lo importante de mi escritura es sencillamente lo que digo, y eso llegará el día en que será aceptado.
Salvador Dalí
No hallé como quien ser, en ninguno. Y me quedé, así: como ninguno.
Antonio Porchia
Con algunas excepciones, el hombre que no puede seguir a un líder inteligentemente, no puede volverse un líder eficiente.
Napoleon Hill
Lo único que quiero es una educación, y me asusta no tener ninguna.
Malala Yousafzai
Debe procurar que sólo engendren hijos los individuos sanos, porque el hecho de que personas enfermas o incapaces pongan hijos en el mundo es una desgracia, en tanto que el abstenerse de hacerlo es un acto altamente honroso
Adolf Hitler
La debilidad luchando con el poder nada puede esperar de la justicia de los hombres
Tito Livio
El verdadero valor consiste en hacer uno sin testigos lo que sería capaz de hacer ante todo el mundo.
François de La Rochefoucauld
Quien cede a la tentación de ir por su cuenta o de vivir la fe según la mentalidad individualista, que predomina en la sociedad, corre el riesgo de no encontrar nunca a Jesucristo, o de acabar siguiendo una imagen falsa de Él
Benedicto XVI