En general, el cristianismo es sobre todo admirable por haber convertido al hombre físico en hombre moral. Todos los grandes principios de Roma y de Grecia, la igualdad, la libertad, se encuentran en nuestra religión, pero aplicados al alma y al genio y considerados bajo sublimes relaciones.
François-René de Chateaubriand

Frases de François-René de Chateaubriand - En general, el cristianismo es sobre todo admirable por haber convertido al hombre físico en hombre moral. Todos los grandes principios de Roma y de Grecia, la igualdad, la libertad, se encuentran en nuestra religión, pero aplicados al alma y al genio y considerados bajo sublimes relaciones.

Más Frases


Si crees que no me debes nada,nada me debes, porque respeto todas las creencias y porque todas las creencias son iguales. Todas son creencias.
Antonio Porchia
En la sociedad de clases, las revoluciones y las guerras revolucionarias son inevitables; sin ellas, es imposible realizar saltos en el desarrollo social y derrocar a las clases dominantes reaccionarias, y, por lo tanto, es imposible que el pueblo conquiste el poder.
Mao Zedong
El hombre de talento es naturalmente inclinado a la crítica, porque ve más cosas que los otros hombres y las ve mejor.
Montesquieu
Tengo el corazón pequeño y el amor grande, normal que me duela...
Xhelazz
Para ser felices, mejor modificar nuestros deseos que la ordenación del mundo
René Descartes
Desdichado es el que por tal se tiene.
Séneca
El New Deal empezó —como el ejército de Salvación— prometiendo la salvación de la humanidad. Pero terminó —como el ejército de Salvación— abriendo tiendas de compra y venta y perturbando la paz
Henry Louis Mencken
Ella dice que deberían llegar a vivir como lo hacen, con el cuerpo cansado en un desierto; en el espíritu, el recuerdo de un solo beso, de una sola palabra, de una sola mirada para todo un amor
Marguerite Duras
Cada una de nuestras relaciones con el hombre y con la naturaleza debe ser una expresión definida de nuestra vida real, individual, correspondiente al objeto de nuestra voluntad
Erich Fromm
Dondequiera que vas arrastras una sombra tan inmóvil como el ladrón crucificado
Alejandro Jodorowsky