Detesto la vulgaridad del realismo en la literatura. Al que es capaz de llamarle pala a una pala, deberían obligarle a usar una. Es lo único para lo que sirve.
Oscar Wilde

Frases de Oscar Wilde - Detesto la vulgaridad del realismo en la literatura. Al que es capaz de llamarle pala a una pala, deberían obligarle a usar una. Es lo único para lo que sirve.

Más Frases


Estos cuatro elementos son los gérmenes naturales de la religión: la creencia de que los espíritus existen, el desconocimiento de causas secundarias, la veneración a todo aquello que produce miedo y la predicción de lo que sucederá en el futuro a partir de situaciones accidentales.
Thomas Hobbes
También los hombres pueden prometer, porque en la promesa hay algo inmortal.
Jorge Luis Borges
La historia es un arte, no una ciencia. Es algo construido y aceptado como una explicación más o menos satisfactoria de acontecimientos que, en realidad, no tienen ninguna explicación. La mayor parte de lo sucedido en la historia es completamente irracional, pero la gente siempre piensa que tiene que encontrarle un sentido, un significado.
Alan Watts
Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida.
Pablo Neruda
Y después solo quiero, solamente quiero verte sola y apagar la luz.
Fito Páez
Los problemas de carácter ideológico y los problemas de controversia en el seno del pueblo, pueden resolverse únicamente po métodos democráticos, por medio de la discusión, la crítica, la presuación y educación, y no por métodos coactivos y represivos.
Mao Zedong
Es posible que en el dominio del destino, el hombre valga más por el ahondamiento de sus preguntas, que por sus respuestas
André Malraux
Una mala paz es todavía peor que la guerra
Tácito
Nada de nada; es todo. Así te quiero, nada. ¡Del todo!..Para nada.
Oliverio Girondo
El máximum del arte pedestre estaba allí, en ese cuadro de La mujer hidrópica, pintado sin pretensión alguna, pero con una nobleza que lo supera todo, una cantidad de matices tal que no se puede imaginar que un ojo humano los hubiera advertido. La fotografía jamás será capaz de sutilezas semejantes. Es la voluptuosidad total.
Salvador Dalí