Siempre tengo un cuaderno abierto, donde anoto lo que voy pensando, pero no lo hago a diario. No todos los días suceden cosas dignas de ser anotadas. Si fuerzas esa tarea y la haces con cotidianidad, te expones a escribir textos que no son importantes
José Luis Sampedro

Frases de José Luis Sampedro - Siempre tengo un cuaderno abierto, donde anoto lo que voy pensando, pero no lo hago a diario. No todos los días suceden cosas dignas de ser anotadas. Si fuerzas esa tarea y la haces con cotidianidad, te expones a escribir textos que no son importantes

Más Frases


Lo que todo el mundo sabe en la Bolsa a mí ya no me interesa
André Kostolany
No voy a estar en el cargo a cualquier precio. Aceptaré lo que me diga la mayoría de un partido democrático como el nuestro, pero si estoy en minoría no me pidáis que tire del carro de la mayoría, ya que no sabría hacerlo y lo haría mal.
Felipe González
Hablan de los masones y es lógico que existen, pero el capitalismo es el cáncer, ellos sólo un quiste
Pablo Hasél
El cosmos es todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será. Nuestras más ligeras contemplaciones del cosmos nos hacen estremecer: Sentimos como un cosquilleo nos llena los nervios, una voz muda, una ligera sensación como de un recuerdo lejano o como si cayéramos desde gran altura. Sabemos que nos aproximamos al más grande de los misterios
Carl Sagan
La aventura es un paseo por tu hogar.
Anónimo
Es lícito establecer una ecuación perfecta entre el cristiano y el anarquista: su finalidad, su instinto tienden sólo a la destrucción.
Friedrich Nietzsche
Con la tristeza se puede llegar lejos si uno va solo
Mario Benedetti
Tuve mucha prisa y ahora no me queda tiempo. Cambié toda la luz del sol, y las ciudades y las tierras lejanas por un puñado de poder, por una sombra, por la oscuridad.
Ursula K. Le Guin
Tengan presente que trabajan por Dios y para Dios y de este modo trabajarán con celo y con gusto en medio de los sinsabores y espinas que ofrece el grave cargo del magisterio.
Jerónimo Usera
No tengo otra cosa que declarar que mi genio.
Oscar Wilde