La vida con sus crías otras veces tiene cara de espejo: nada y todo. Tiene cara también de estar soñando un sueño más profundo que un agujero negro.
Beatriz Villacañas

Frases de Beatriz Villacañas - La vida con sus crías otras veces tiene cara de espejo: nada y todo. Tiene cara también de estar soñando un sueño más profundo que un agujero negro.

Más Frases


¿Quiénes son los guardianes de la historia? Los historiadores, naturalmente. Las clases educadas, en general. Parte de su trabajo es la de conformar nuestra visión del pasado de manera que sostenga los intereses del poder presente. Si no lo hacen así, serán probablemente marginados de una manera o de otra
Noam Chomsky
Yo no evoluciono, yo soy. en el arte, no hay ni pasado, ni futuro. El arte que no está en el presente no será jamás.
Pablo Picasso
El laurel tiene dos destinos: la cabeza del héroe o el estofado.
Manuel Vicent
Julio. Mi primer afán fue conocer perfectamente el ingenio, costumbres, afectos, riquezas e inclinaciones de todas las gentes y sobre todo de los príncipes: quién convenía con quién, quién tenía diferencias con quién. A continuación procuré servirme de todas esas cosas en mi propio interés.
Erasmo de Róterdam
Ser, y nada más. Con eso basta. Respirar: basta. ¡Alegría, alegría por doquier...!
Walt Whitman
Nuestros cuerpos son de una construcción similar y están expuestos a las mismas influencias externas. De esto se deriva una semejanza de respuesta y una concordancia de las actividades generales en las que se basan nuestras reglas sociales, nuestras leyes y demás.
Nikola Tesla
La rebeldía es el único refugio digno de la inteligencia frente a la imbecilidad.
Arturo Pérez-Reverte
Como los cántaros, cuanto más vacíos estan más ruido hacen.. así son ciertas personas vacías
Alexandre Dumas
La verdad es que amamos la vida, no porque estemos acostumbrados a ella, sino porque estamos acostumbrados al amor.
Friedrich Nietzsche
Es lo mejor, para todos los hombres y mujeres, no nacer; y lo segundo después de esto —la primera cosa que pueden conseguir los hombres— es, una vez nacidos, morir tan rápido como se pueda.
Plutarco