El matrimonio es una costumbre a ultranza, antes del cual los esposos piden la bendición de Dios, porque amarse para siempre es la más temeraria de las empresas
Honoré de Balzac

Frases de Honoré de Balzac - El matrimonio es una costumbre a ultranza, antes del cual los esposos piden la bendición de Dios, porque amarse para siempre es la más temeraria de las empresas

Más Frases


El presidente Roosevelt olvida con frecuencia que hay siete millones de polacos en los Estados Unidos... Siete millones de electores
Winston Churchill
Al hablar de destrucción de fuerzas enemigas hemos de observar que nada nos obliga a limitar este concepto simplemente a las fuerzas físicas, sino que por el contrario, deben comprenderse en ellas, necesariamente, las morales.
Carl von Clausewitz
La sorpresa es el móvil de cada descubrimiento.
Cesare Pavese
El hombre crece junto con sus grandes fines
Friedrich von Schiller
Este adiós no maquilla un hasta luego, este nunca no esconde un ojalá, esta ceniza no juega con fuego, este ciego no mira para atrás
Joaquín Sabina
El sueño es la aurora boreal del pensamiento
Ignacio Manuel Altamirano
Sabe con toda seguridad que la esencia de todos los Profetas de Dios es una y la misma. Su unidad es absoluta... Honrar a uno más que a otro, exaltar a algunos por encima de los demás de ninguna manera es permitido
Bahá'u'lláh
Si uno dice la verdad, tarde o temprano será descubierto
Oscar Wilde
No hagas nunca las cosas por las que normalmente criticas a los otros: es vergonzoso ser retractados por las propias culpas
Catón el Joven
Todos aprendemos por imitación, como los niños, como estudiantes, como los novatos en el mundo de los negocios. Y luego crecemos y aprendemos a combinar nuestras capacidades innatas con las normas o principios que hemos aprendido
Akio Morita