Amigos míos, los invito a examinar una proposición mucho más siniestra; a saber, que la violencia, la crueldad y el asesinato son actos totalmente racionales, concebidos con tanta intención como una pieza teatral, para promover los objetivos – políticos, financieros o personales – de quienes los perpetran...
Morris West

Frases de Morris West - Amigos míos, los invito a examinar una proposición mucho más siniestra; a saber, que la violencia, la crueldad y el asesinato son actos totalmente racionales, concebidos con tanta intención como una pieza teatral, para promover los objetivos – políticos, financieros o personales – de quienes los perpetran...

Más Frases


He llevado el metal en mis venas durante muchos años, lo que ocurre es que no lo sabía.
Christopher Lee
Darse cuenta de que la verdadera felicidad reside en tu interior. No malgastes tiempo y esfuerzo buscando la paz, alegría y gozo en el mundo exterior. Recuerda que no hay felicidad en tener o en conseguir, sino solo en dar. Comparte, sonría, abraza.
Og Mandino
En las guerras de Independencia, la fe es lo primero, pero la acción es lo que hace útil la fe. Sin ella, esta virtud no vale nada
Ignacio Manuel Altamirano
Cuando el herrero no da en el clavo, es un errero
Anónimo
A la pista de tenis se va a jugar al tenis, no a ver si las líneas son rectas.
Robert Frost
El cáncer aumenta exponencialmente con la edad y al vivir más, lógicamente tiene que haber más cáncer. No somos máquinas perfectas, la célula comete errores, esos errores se van acumulando y puede salir un cáncer.
Eduardo Punset
Cuántos siglos necesita la razón para llegar a la justicia que el corazón comprende instantáneamente.
Concepción Arenal
Los pilotos de hoy en día son atletas que venden sus capacidades por dinero. Lo pilotos de antaño no arriesgaban sus vidas por nada, pero el deporte vino antes que el dinero
Enzo Ferrari
A la edad de seis, quería ser cocinero. A los siete quería ser Napoleón. Desde entonces mi ambición ha crecido sin cesar.
Salvador Dalí
Voy a tomar un baño antes de salir y me perfumaré con un perfume que es un secreto mío. Sólo digo una cosa de él: es agreste y un poco áspero, con una dulzura escondida. Él es.
Clarice Lispector