Una religión sin misticismo es como una rosa sin perfume
Henri-Frédéric Amiel

Frases de Henri-Frédéric Amiel - Una religión sin misticismo es como una rosa sin perfume