Nada se parece tanto al orgullo como el desánimo
Henri-Frédéric Amiel

Frases de Henri-Frédéric Amiel - Nada se parece tanto al orgullo como el desánimo