La bondad es el principio del tacto, y el respeto por los otros es la primera condición para saber vivir.
Henri-Frédéric Amiel

Frases de Henri-Frédéric Amiel - La bondad es el principio del tacto, y el respeto por los otros es la primera condición para saber vivir.

Más Frases


Los hombres no son nada, los principios lo son todo
Benito Juárez
Los hombres aman los razonamientos abstractos y las sistematizaciones buen elaboradas, al punto de que no les molesta deformar la verdad; cierran los ojos y los oídos a todas las pruebas que los contradicen con tal de sustentar sus construcciones lógicas
Fiódor Dostoyevski
La vida dura lo mismo que nuestros estremecimientos. Sin ellos, es polvo vital.
Emil Cioran
En el majestuoso conjunto de la creación, nada hay que me conmueva tan hondamente, que acaricie mi espíritu y dé vuelo desusado a mi fantasía como la luz apacible y desmayada de la luna
Gustavo Adolfo Bécquer
No hay por qué ser esclavos de esos fingidores, que hay tantos falsos devotos como falsos valientes, y así como no se ve qué, allí donde el honor los conduce, los verdaderos valientes sean los que más bullicio hacen, así los buenos y verdaderos devotos, merecedores de que se sigan sus huellas, no son los que tanto gesticulan.
Moliere
Los amores son como los niños recién nacidos; hasta que no lloran no se sabe si viven
Jacinto Benavente
Usted puede convertir las situaciones dolorosas alrededor a través de la risa. Si usted puede encontrar humor en todo, incluso la pobreza, puede sobrevivir.
Bill Cosby
... Yo creo que existe, y lo siento dentro de mí, un instinto de la verdad o el conocimiento o el descubrimiento, de algo de la misma naturaleza que el instinto de la virtud, y el hecho de que tengamos ese instinto es razón suficiente para las investigaciones científicas aunque no se deriven de ellas ningún resultado práctico
Charles Darwin
La vida en una gran ciudad es atomística. ¿Cómo sería posible llegar a conferirle cierto carácter comunal? ¿Cómo incorporar los individuos a grupos autónomos responsables?
Aldous Huxley
Divertido como el amor es el final de las mentiras cuando comienza la verdad.
Freddie Mercury