Adolfo Suárez es un político y un hombre de izquierda
Santiago Carrillo

Frases de Santiago Carrillo - Adolfo Suárez es un político y un hombre de izquierda

Más Frases


La razón de que sea necesario explicar a los demócratas de Rusia cosas tan elementales está en que se han atascado hasta tal punto en las ideas pequeñoburguesas que ni imaginarse pueden otro régimen que no sea el de los pequeños burgueses.
Lenin
Cuando todo vuelva a retirarse a la matriz del tiempo, reinará el caos de nuevo, y el caos es la partitura en la que está escrita la realidad.
Henry Miller
Cuanto más se prolongue la violencia, tanto más difícil les resulta, a aquellos que la han empleado, encontrar la forma de realizar actos compensatorios no violentos. Se crea una tradición de violencia y los hombres aceptan escalas de valores, de acuerdo con las cuales los actos de violencia se computan como hechos heroicos o virtuosos.
Aldous Huxley
Me identifico totalmente con Peter Pan, el niño perdido de la Tierra de Nunca Jamás. Además ¿Quién no querría volar?
Michael Jackson
Los del gallinero pueden aplaudir, los de los palcos basta con que hagan sonar sus joyas.
John Lennon
Este mundo siempre fue, es y será fuego eternamente vivo.
Heráclito
En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.
Albert Einstein
La ilusión de una morada en el tiempo es el deseo de hombres y mujeres. La esperanza y el instante de la felicidad, únicos asideros para vivir esta errancia sin fin. Y la cultura, para muchos, la salvación de toda tragedia: vivir en cualesquiera de los géneros teatrales, pero no vivir muerto
Octavio Paz
Te amo con todo el corazón, porque eres la personita especial que ha llenado mis días, amor mío, nunca me dejes, que te necesito cada día de mi vida
Anónimo
Sólo hay cuatro medios de que un grupo dirigente sea derribado del Poder. O es vencido desde fuera, o gobierna tan ineficazmente que las masas se le rebelan, o permite la formación de un grupo medio que lo pueda desplazar, o pierde la confianza en sí mismo y la voluntad del mando.
George Orwell