El estado de felicidad no existe en el hombre. Existen atisbos, instantes, aproximaciones, pero la felicidad termina en el momento en que empieza a manifestarse. Nunca llega a ser una situación continuada. Cuando no tienes nada, necesitas; cuando tienes algo, temes. Siempre es así. Total, que nunca se consigue.
Miguel Delibes

Frases de Miguel Delibes - El estado de felicidad no existe en el hombre. Existen atisbos, instantes, aproximaciones, pero la felicidad termina en el momento en que empieza a manifestarse. Nunca llega a ser una situación continuada. Cuando no tienes nada, necesitas; cuando tienes algo, temes. Siempre es así. Total, que nunca se consigue.

Más Frases


Estábamos todos en este barco que fueron los sesenta, nuestra generación, un barco que iba a descubrir el Nuevo Mundo. Y los Beatles viajaban la cofa.
John Lennon
Cuanto más lee uno, más se instruye; cuanto más medita, más se halla en situación de afirmar que no sabe nada.
Voltaire
El optimista ve la copa medio llena. El pesimista la ve medio vacía. El borracho la ve triple.
Roberto Fontanarrosa
Pero la ignorancia es una especie de locura en el animal humano. Las personas que se deleitan en la tortura de niños indefensos están realmente locas. Lo terrible es que las personas que están locas en privado pueden usar una expresión suave e inocente en público.
Akira Kurosawa
Aunque soy un soldado de profesión, nunca he sentido ningún tipo de afición a la guerra, y nunca he abogado por ella, excepto como un medio de paz.
Ulysses S. Grant
Estoy tan rápido que anoche apagué el interruptor de la luz en mi habitación del hotel y ya estaba en la cama antes de que la habitación estuviese a oscuras.
Muhammad Alí
Tony Visconti y yo habíamos estado esperando volver a trabajar juntos por un par de años. Nosotros tuvimos bastante grandes compromisos y durante mucho tiempo no se veía un espacio en el que podíamos conseguir algo juntos.
David Bowie
Lo único bueno que ha salido de la religión ha sido la música.
George Carlin
Si no preparamos y llevamos a cima una espléndida reparación, no tenemos el derecho, ¡no, señor!, de dar el nombre de país civilizado a esos desgraciados pueblos. Los otros nos rehusarán, y justamente, sus consideraciones, y todos se creerán autorizados para atentar contra nuestro territorio
Juan Montalvo
Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro.
Santiago Ramón y Cajal