Cuando lo descubrí fue un deslumbramiento asombroso. Me gusta el caos, no la disciplina, y él era el profeta del caos... Él empezó a hablar de otras cosas, metió la literatura en el rock. Me ha alimentado y me sigue alimentando. (Sobre Bob Dylan)
Joaquín Sabina

Frases de Joaquín Sabina - Cuando lo descubrí fue un deslumbramiento asombroso. Me gusta el caos, no la disciplina, y él era el profeta del caos... Él empezó a hablar de otras cosas, metió la literatura en el rock. Me ha alimentado y me sigue alimentando. (Sobre Bob Dylan)

Más Frases


El único invento que ha saciado mi espíritu inventor, es la empanada de atún.
Thomas Edison
Humano es errar; pero sólo los estúpidos perseveran en el error.
Cicerón
Brillan tanto las lágrimas en los ojos de una niña que nos da lástima besarlas cuando están secas.
Lord Byron
Precisamente porque los hombres nacen con capacidades desiguales y el más fuerte se comería al más débil es que se han unido en sociedades y han instaurado mayor igualdad a través de las leyes. ¿Qué otra cosa es el denominado equilibrio de Europa? En general, sería mejor decir equilibrio de clases, en vez de igualdad.
Georg Christoph Lichtenberg
Al pensar en nuestra vida y trabajo caemos en cuenta de que casi todo lo que hacemos está ligado a la existencia de otros hombres. Nuestra manera de actuar nos emparenta con los animales sociables.
Albert Einstein
La educación tiene que ayudarles a ser tan agudamente inteligentes que puedan hacer lo que aman y no queden atascados en algo estúpido que les hará desgraciados por el resto de sus vidas.
Jiddu Krishnamurti
No se puede contemplar sin pasión. Quien contempla desapasionadamente, no contempla
Jorge Luis Borges
Tim Burton puede pedirme lo que sea. Si quiere que tenga relaciones sexuales con un cerdo hormiguero en una de sus próximas películas, lo haré.
Johnny Depp
Al final llego a una conclusión aterradora: o hay dos Españas, o yo he desayunado whisky en vez de fruta.
José María García
¿Por qué no he de continuar por estas olas indómitas y a la vez sumisas? ¿Qué podría detener un corazón decidido y la voluntad firme de un hombre?
Mary Shelley