Cuando la hoja del bosque cae sobre los prados, cuando el viento nocturno la arrebata a los valles, yo quisiera también ser esa hoja caída: ¡Arrastradme como ella, aquilones, borrascas!
Alphonse de Lamartine

Frases de Alphonse de Lamartine - Cuando la hoja del bosque cae sobre los prados, cuando el viento nocturno la arrebata a los valles, yo quisiera también ser esa hoja caída: ¡Arrastradme como ella, aquilones, borrascas!

Más Frases


Porque es un hecho bien establecido que el presente no existe sino en la medida en que se hace pasado y ya pasó... como la juventud. En resumidas cuentas sólo nos va quedando el mañana: yo levanto mi copa por ese día que no llega nunca pero que es lo único de lo que realmente disponemos
Nicanor Parra
Escucha el reproche de los necios: es un título real.
William Blake
La caridad casi siempre peca por exceso o por defecto: malgasta sus tesoros en un sitio y deja que la gente muera de hambre en otros.
John Stuart Mill
Es muy interesante observar aquí que la opinión popular está en lo justo cuando considera el sueño como predicción del porvenir. En realidad, es el porvenir lo que el sueño nos muestra, más no el porvenir real, sino el que nosotros deseamos.
Sigmund Freud
Una sonrisa es la semilla que crece en el corazón y florece en los labios.
Anónimo
Ten buena conciencia y tendrás siempre alegría. Si alguna alegría hay en el mundo, la tiene seguramente el hombre de corazón puro
Tomás de Kempis
No hay normas. Todos los hombres son excepciones a una regla que no existe.
Fernando Pessoa
Nunca me ha gustado el nombre Marilyn. A menudo he deseado que aquel día me hubiera quedado con Jean Monroe. Pero supongo que ahora es demasiado tarde para hacer nada sobre ello.
Marilyn Monroe
Instruida, la virtud calcula tan bien como el vicio.
Honoré de Balzac
Exagerar es una forma de admirar cortésmente.
Roberto Bolaño