Una capital, por el contrario, se abre a las mercancías, a las ideas, a los emigrantes, da publicidad a sus últimos caprichos. La provincia detestaba semejante obscenidad. Ese pretendido lustre le parecía una baratija se tomaba tiempo para asimilar lo que venía de fuera
Pierre Sansot

Frases de Pierre Sansot - Una capital, por el contrario, se abre a las mercancías, a las ideas, a los emigrantes, da publicidad a sus últimos caprichos. La provincia detestaba semejante obscenidad. Ese pretendido lustre le parecía una baratija se tomaba tiempo para asimilar lo que venía de fuera

Más Frases


Me he sentido guatemalteco en Guatemala, mexicano en México, peruano en Perú, como me siento hoy cubano en Cuba y naturalmente cómo me siento argentino aquí y en todos los lados, ese es el estrato de mi personalidad
Che Guevara
He cometido el peor pecado que un hombre puede cometer. no he sido feliz.
Jorge Luis Borges
-Que no lo oiga el diablo, señor ministro, El Diablo tiene tan buen oído que no necesita que se le digan las cosas en voz alta, Entonces que dios nos valga, No vale la pena, ése es sordo de nacimiento.
José Saramago
Resulta asombrosa la poca imaginación de los celos, que pasan el tiempo haciendo suposiciones falsas, cuando de lo que se trata es de descubrir la verdad.
Marcel Proust
Sólo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud.
Jean de la Bruyere
La fe es un estado mental que puede ser condicionado a través de la auto-disciplina. La fe se puede conseguir.
Bruce Lee
Trata de ser como te pintan los aduladores
Horacio
Perder una madre, pues es como perder el sol que te ilumina.
Yann Martel
La contemplación es una cumbre en la cual Dios se comienza a comunicar y manifestar al alma. Pero no acaba de manifestarse, solo asoma. Pues por muy altas que sean las noticias que al alma se le dan de Dios en esta vida, no son más que lejanas asomadas
Juan de la Cruz
La poesía es sólo amor, transgrede las prohibiciones y se atreve a mirar de frente a lo invisible.
Alejandro Jodorowsky