No concibo otra forma de escribir que en primera persona. Es la única real y sincera, porque ¡cómo va a saber un pobre hijo de vecino lo que están pensando dos o tres o cuatro personajes! ¡No sabe uno lo que está pensando uno mismo con esta turbulencia del cerebro va a saber lo que piensa el prójimo!
Fernando Vallejo

Frases de Fernando Vallejo - No concibo otra forma de escribir que en primera persona. Es la única real y sincera, porque ¡cómo va a saber un pobre hijo de vecino lo que están pensando dos o tres o cuatro personajes! ¡No sabe uno lo que está pensando uno mismo con esta turbulencia del cerebro va a saber lo que piensa el prójimo!

Más Frases


La alegría del triunfo jamás podrá ser experimentada si no existiera la lucha que es la que determina la oportunidad de vencer.
Carlos Bernardo Gonzalez Pecotch
Deberían darle un premio a Zapatero. Si no hubiera tanto paro, la gente no vería la televisión.
José Miguel Monzón Navarro
El mejor escritor es aquel que se avergüenza de serlo.
Friedrich Nietzsche
Una de las trampas de la infancia es que no hace falta comprender algo para sentirlo. Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas
Carlos Ruiz Zafón
El vicio rara vez se insinúa chocando con la honradez; casi siempre toma el color de ésta.
Jean-Jacques Rousseau
Nuestro orgullo es el que nos hace cumplir con nuestro deber
Friedrich Nietzsche
La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellanía de nadie.
José Martí
Ningún hombre necesita poco.
Arthur Miller
Ingenio, superstición, ateísmo, mascaradas, versos, traiciones, devociones, venenos, asesinatos, unos cuantos grandes hombres, un número infinito de canallas hábiles y sin embargo desdichados: he aquí lo que fue Italia.
Voltaire
Nosotros, que venimos de atrás, que fuimos conquistados, que fuimos explotados, que fuimos esclavizados a lo largo de la historia, ¡qué ideas maravillosas podemos defender hoy, qué ideas tan justas pueden ser nuestras ideas! Y podemos pensar en términos latinoamericanos y hasta en términos mundiales: ¡Qué lejos hemos llegado los esclavos!
Fidel Castro