Nunca podrá haber un Estado realmente libre e iluminado hasta que no reconozca al individuo como poder superior independiente del que derivan el que a él le cabe y su autoridad, y, en consecuencia, le dé el tratamiento correspondiente
Henry David Thoreau

Frases de Henry David Thoreau - Nunca podrá haber un Estado realmente libre e iluminado hasta que no reconozca al individuo como poder superior independiente del que derivan el que a él le cabe y su autoridad, y, en consecuencia, le dé el tratamiento correspondiente

Más Frases


Gustar es probablemente la mejor manera de tener, tener debe de ser la peor manera de gustar
José Saramago
El secreto de permanecer siempre vigente es comenzar a cada momento.
Agatha Christie
La palabra de la poesía temblará siempre sobre el silencio y sólo la órbita de un ritmo podrá sostenerla
María Zambrano
La idea había tomado posesión de mi mente de tal manera que el miedo recorría todo mi cuerpo como un escalofrío y traté de cambiar las fantasmales imágenes de mi fantasía por la realidad que me circundaba. (...) Al día siguiente anuncié que había pensado una historia.
Mary Shelley
Podemos observar que, pese al carácter dogmático y coercitivo de toda superstición, la convicción de los creyentes es, en todas las épocas, más fingida que real y apenas si alguna vez se aproxima, en cierta medida, a la splida creencia y convicción que nos rige en los asuntos comunes de la vida.
David Hume
Nada puede ir bien en un sistema político en el que las palabras contradicen los hechos
Marlene Dietrich
'Divertido' no es lo contrario de 'serio'. 'Divertido' es lo contrario de 'aburrido', y de nada más.
Gilbert Keith Chesterton
Todavía soy un fan de Liverpool y seré siempre, absolutamente.
Xabi Alonso
No conozco mejor entretenimiento que leer novelas: enseña otros mundos, cómo se vivía en otras épocas, está muy presente la memoria, conmueve, rescata del aburrimiento, te hace pensar en la esencia del ser humano, a veces te ríes mucho, es barato y no deja resaca.
Use Lahoz
Con el poder viene la responsabilidad
Immanuel Kant