El conocimiento de la Bolsa es lo que queda una vez se han olvidado todos los detalles
André Kostolany

Frases de André Kostolany - El conocimiento de la Bolsa es lo que queda una vez se han olvidado todos los detalles

Más Frases


Mi deber es hacer cumplir la ley no sólo con medidas del resorte de la autoridad, sino con el ejemplo para atentar a los que con un escrúpulo infundado se retraían de usar el beneficio que les concedía la ley
Benito Juárez
Busca el lado positivo y agradable, aun de las situaciones más complicadas y dolorosas. Es una disciplina que te ayudará a pasar más fácilmente los momentos difíciles, y a convertir los problemas en oportunidades
Napoleon Hill
Solo son grandes entre los hombres el poeta, el sacerdote, el soldado. El hombre que canta, el hombre que sacrifica y que se sacrifica. E1 resto es digno del látigo. Desconfiemos del pueblo. del buen sentido, del corazón. de la inspiración y de la evidencia
Charles Baudelaire
Ella dice que deberían llegar a vivir como lo hacen, con el cuerpo cansado en un desierto; en el espíritu, el recuerdo de un solo beso, de una sola palabra, de una sola mirada para todo un amor
Marguerite Duras
Yo no me siento el mejor narrador chileno, ni siquiera me preocupa eso. A mí lo único que me interesa en el momento de escribir es hacerlo con una mínima decencia, que no me avergüence al cano de un tiempo de lo que he escrito, no lanzar palabras al vacío.
Roberto Bolaño
...las leyes reveladas por Dios a Moisés no fueron otra cosa que el derecho particular del Estado hebreo y que, por tanto, ningún otro tenía obligación de aceptarlas, y que incluso ellos mismos sólo estaban sujetos a ellas mientras durara su Estado.
Baruch Spinoza
No hay saber más o saber menos. Hay saberes diferentes.
Paulo Freire
En nuestra parte monogámica del mundo, se llama 'casados' reducen a la mitad sus derechos y duplican sus obligaciones
Arthur Schopenhauer
El gazpacho se condimenta con sal, pimienta, perejil y tomate... y luego se tira por el váter
Fernando Arrabal
Un cementerio es una gran botica fracasada.
Ramón Gómez de la Serna