La creación de una sociedad justa no es posible en manos de gente irresponsable, sin auto-estima, sin capacidad solidaria, sin amor por sus raíces y sus vecinos, sin un proyecto nacional que haga parte de nuestra saludable dosis de egoísmo, tan necesaria como esencial
Rubén Blades

Frases de Rubén Blades - La creación de una sociedad justa no es posible en manos de gente irresponsable, sin auto-estima, sin capacidad solidaria, sin amor por sus raíces y sus vecinos, sin un proyecto nacional que haga parte de nuestra saludable dosis de egoísmo, tan necesaria como esencial

Más Frases


Lo que más nos aproxima a una persona es esa despedida, cuando acabamos separándonos, porque el sentimiento y el juicio no quieren ya marchar juntos; y aporreamos con violencia el muro que la naturaleza ha alzado entre ella y nosotros
Friedrich Nietzsche
Si conociéramos el último porqué de las cosas, tendríamos compasión hasta de las estrellas
Graham Greene
Mira cuidadosamente como vive la gente, obtén un sentido intuitivo de lo que pueden querer y entonces ve a por ello. No hagas estudios de mercado
Akio Morita
Es la prohibición lo que hace que cualquier cosa sea preciosa
Mark Twain
Muchos jueces son absolutamente incorruptibles; nadie puede inducirles a hacer justicia.
Bertolt Brecht
Conquistar la independencia total es el objetivo por el que la mayoría de los países y pueblos afroasiáticos venimos luchamos tanto tiempo.
Zhou Enlai
Si el líder dice de tal evento esto no ocurrió, pues no ocurrió. Si dice que dos y dos son cinco, pues dos y dos son cinco. Esta perspectiva me preocupa mucho más que las bombas.
George Orwell
Atardecer otoñal. La soledad también es bienestar.
Yosa Buson
Las últimas palabras de muchos señores antiguos han sido: No puedes matarme porque llevo una armadura máaaargh
Terry Pratchett
No votaba, apenas pagaba algunos impuestos; no podía engreírme ni de los derechos del contribuyente, ni de los del elector, ni siquiera del humilde derecho a la honorabilidad que veinte años de obediencia confieren al empleado. Mi existencia comenzaba a asombrarme seriamente. ¿No sería todo una simple apariencia?
Jean-Paul Sartre