La creación de una sociedad justa no es posible en manos de gente irresponsable, sin auto-estima, sin capacidad solidaria, sin amor por sus raíces y sus vecinos, sin un proyecto nacional que haga parte de nuestra saludable dosis de egoísmo, tan necesaria como esencial
Rubén Blades

Frases de Rubén Blades - La creación de una sociedad justa no es posible en manos de gente irresponsable, sin auto-estima, sin capacidad solidaria, sin amor por sus raíces y sus vecinos, sin un proyecto nacional que haga parte de nuestra saludable dosis de egoísmo, tan necesaria como esencial

Más Frases


La verdad es escurridiza, y no estoy a gusto con ella. Ningún loco lo está. Así que,aunque lo escriba bien, quizás esté mal. Quizás esté exagerado. Quizás no pasó exactamente como yo lo recuerdo, o quizá tenga la memoria tan forzada y torturada debido a tantos años de fármacos que la verdad me elude siempre.
John Katzenbach
Eres una perra –dijo-, una perra rica. Ahora estoy lleno de poesía. Podredumbre y poesía. Poesía podrida...
Ernest Hemingway
En cualquier momento en cualquier lugar, si conseguiste hacer el amor hazlo en todos lados.
Freddie Mercury
Los libros no deben clasificarse nunca. Clasificarlos es una ciencia, pero no clasificarlos es un arte.
Lin Yutang
El amor es la poesía de los sentidos. Pero hay poesías malísimas...
Antonio Gala
Envejecer y hacerse mayor no significa necesariamente madurar. El hacerse viejo nos pasa a todos, pero si lo haces con elegancia puedes ser fantástico.
Johnny Depp
Di a cada uno: tienes razón. Porque tiene razón. Pero condúcelos más alto en su montaña; pues el esfuerzo de escalar, que rehusarían por ellos mismos, exige tanto de los músculos como del corazón... ¿Cómo conocerán los hombres sus actos si no han escalado trabajosamente la montaña, en soledad, para transmutarse en silencio?
Antoine de Saint-Exupéry
Refinada soberbia es abstenerse de obrar por no exponernos a la crítica
Miguel de Unamuno
El amor absoluto no existe, como no existe el gobierno perfecto.
André Maurois
Los antiguos llamaron belleza al florecimiento de la virtud.
Ralph Waldo Emerson