Hay que educar a la gente. No basta saber que a la tía María le fue bien con el acupunturista o con el homeópata, porque el efecto placebo siempre está en la cabecera de los enfermos. Y no sólo de los enfermos, sino también de los votantes.
Mario Bunge

Frases de Mario Bunge - Hay que educar a la gente. No basta saber que a la tía María le fue bien con el acupunturista o con el homeópata, porque el efecto placebo siempre está en la cabecera de los enfermos. Y no sólo de los enfermos, sino también de los votantes.

Más Frases


El ajedrez procura una suerte de inteligencia que sirve únicamente para jugar al ajedrez.
Miguel de Unamuno
Tú tienes el control sobre tus emociones, no lo pierdas. No se trata de no demostrar tu molestia, sino de hacerlo mesuradamente, sin después arrepentirte de una acción cometida en un momento de descontrol
Napoleon Hill
Aunque no esté de moda te pido una mano, mis entrañas no entienden de estética y cambio. Aunque no esté de moda repite conmigo: quiero amor, quiero amor, quiero amor compartido
Silvio Rodríguez
Cuanto más se abren ante mí las tinieblas del fascismo, más claro veo que lo humano es indestructible y que continúa viviendo en el hombre, incluso al borde de la fosa sangrienta, incluso en la puerta de las cámaras de gas
Vasili Grossman
Nunca había estado en este lugar: se respira de otra manera, a su lado una estrella fulgura con más resplandor que el sol
Franz Kafka
Servir a los demás es el alquiler que pagas por tu habitación aquí en la tierra.
Muhammad Alí
Para sacudir todos los corazones con las vibraciones del propio corazón, es preciso tener los gérmenes e inspiración de la humanidad.
José Martí
La emoción trágica, efectivamente, es una cara que mira en dos direcciones: hacia el terror y hacia la piedad, y ambos son fases de ella.
James Joyce
Querría hacer el amor como los hipopótamos. Parece brutal, pero no lo es. Me emociona esa contradicción.
Mario Vargas Llosa
Estar cerca del que más sabe hace más sabio al que no sabe.
Jorge Bucay