Yo me propuse renovar la filosofía para volverla acorde a las ciencias del momento. No creo en filosofías eternas, perennes, creo que la filosofía es hacer permanente.
Mario Bunge

Frases de Mario Bunge - Yo me propuse renovar la filosofía para volverla acorde a las ciencias del momento. No creo en filosofías eternas, perennes, creo que la filosofía es hacer permanente.

Más Frases


(...) A pesar de ello, la dominación del colonialismo en estos dos continentes todavía no ha terminado y los nuevos colonizadores intentan sustituir a sus antecesores. No pocos pueblos afroasiáticos siguen llevando una vida de esclavos colonialistas, sufriendo la discriminación racial y viendo cómo sus derechos humanos son atropellados.
Zhou Enlai
Es que no me importa el culo de Cela. Lo que le haya sucedido a él en el culo es asunto suyo
Antonio Gala
Una mujer nunca debe casarse con el hombre de quien está enamorada, porque haría de ella una perfecta esclava.
George Bernard Shaw
El cerebro no es un vaso para llenar, sino una lámpara para encender.
Plutarco
Hay que tener en cuenta que aunque el hombre se siente capaz de todo por amor, el amor no aumenta en nada la habilidad personal.
Noel Clarasó
Con cada vez que te veo nueva admiración me das, y cuando te miro más aún más mirarte deseo
Pedro Calderón de la Barca
El genio es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de sudor.
Thomas Edison
Lo que más nos aproxima a una persona es esa despedida, cuando acabamos separándonos, porque el sentimiento y el juicio no quieren ya marchar juntos; y aporreamos con violencia el muro que la naturaleza ha alzado entre ella y nosotros
Friedrich Nietzsche
Las mismas cosas tienen diversas apariencias. Las pirámides de Menfis parecen al amanecer, conos de luz rosada, y a la puesta del sol, sobre el cielo rojizo, se muestran como negros triángulos. Tú me reprochas que niegue las apariencias, cuando, al contrario, las apariencias son las únicas realidades que reconozco.
Anatole France
Los hombres verdaderamente viriles aman el choque de los espíritus, como los héroes amaban el choque de las espadas
André Maurois