Una mirada de susto o de sorpresa de una de ustedes cuando yo hablaba duramente, me corregía como ningún reto podría hacerlo; el amor, el respeto y la confianza de mis niñas era la recompensa más dulce que pudieran recibir mis esfuerzos para ser la mujer que ellas debían imitar.
Louisa May Alcott

Frases de Louisa May Alcott - Una mirada de susto o de sorpresa de una de ustedes cuando yo hablaba duramente, me corregía como ningún reto podría hacerlo; el amor, el respeto y la confianza de mis niñas era la recompensa más dulce que pudieran recibir mis esfuerzos para ser la mujer que ellas debían imitar.

Más Frases


El principal enemigo de la creatividad es el buen gusto
Pablo Picasso
¡Y ved cómo ahora soy castigado! El infierno no guarda terrores para mí. Ésta es mi condición.
James Joyce
Los hombres son como los vinos: la edad agria los malos y mejora los buenos.
Cicerón
El destino de quienes han delinquido es inexorable. Ya no podrán nunca ocultar su pasado: Toda la tierra les es de vidrio
Ralph Waldo Emerson
Una esperanza un huerto un páramo una migaja entre dos hambres el amor es campo minado un jubileo de la sangrecáliz y musgo, cruz y sésamo pobre bisagra entre voraces el amor es un sueño abierto un centro con pocas filiales un todo al borde de la nada fogata que será ceniza
Mario Benedetti
Si aspiráramos en esta humanidad a consumir como un americano promedio, son imprescindibles tres planetas para poder vivir
José Mujica
Los intelectuales no resuelven las crisis, más bien las crean.
Umberto Eco
No hay que olvidar que cuando se descubrió el radio, nadie sabía que resultaría útil en los hospitales. El trabajo era ciencia pura. Y esto es una prueba de que el trabajo científico no debe considerarse desde el punto de vista de la utilidad directa de la misma
Marie Curie
Cuando el dolor es insoportable, nos destruye; cuando no nos destruye, es que es soportable.
Marco Aurelio
Los más sufrimos peor las malas palabras que las malas obras, porque es más difícil llevar el desprecio que la pérdida.
Plutarco