A juzgar por la actitud de los hombres y mujeres de la calle el otro día, y la de mi hermano estos últimos días, la cosa es poco más o menos segura: quieren que me saque el cinturón, lo amarre a un poste y me cuelgue. Nadie los llamará asesinos y, sin embargo, verán colmados sus deseos secretos.
Lu Xun

Frases de Lu Xun - A juzgar por la actitud de los hombres y mujeres de la calle el otro día, y la de mi hermano estos últimos días, la cosa es poco más o menos segura: quieren que me saque el cinturón, lo amarre a un poste y me cuelgue. Nadie los llamará asesinos y, sin embargo, verán colmados sus deseos secretos.

Más Frases


En el amor desinteresado de un animal, en el sacrificio de sí mismo, hay algo que llega directamente al corazón del que con frecuencia ha tenido ocasión de comprobar la amistad mezquina y la frágil fidelidad del Hombre natural.
Edgar Allan Poe
Y padeció la certidumbre espantosa de que no volvería a dormir en el resto de su vida
Gabriel García Márquez
El problema no son las preguntas que los niños formulan, sino las que nosotros nos tenemos que hacer luego.
Fernando Savater
No con quien naces, sino con quien paces.
Proverbio
Ríos, estanques, lagos y arroyos - todos tienen nombres diferentes, pero todos contienen agua. Al igual que hacen las religiones - todas contienen verdades.
Muhammad Alí
Es difícil creer que alguien que quieres te maltrate, pero es posible que puedas ser víctima de violencia doméstica. Si te están pegando, abusando y tienes miedo, no estás solo. La violencia entre la familia nos preocupa a todos.
Selena
La fe es, al mismo tiempo, absolutamente necesaria y completamente imposible.
Stanisław Lem
Mi verdadera religión es la bondad. Si la practicamos en nuestra vida, no importa si sabemos mucho o poco, o si creemos en la próxima vida o no, en Dios o en Buda. En nuestra vida cotidiana tenemos que ser pasivos. Ése es el pasaje a la luz.
Dalai Lama
No hay cosa tan lejana de las letras como la codicia y preocupación por el dinero.
Juan Luis Vives
El buen lector hace el buen libro.
Ralph Waldo Emerson