Desde que era pequeña, cuando estaba en la escuela, yo ya era una niña de negocios. Me gustaba comprar cosas para vender, chicle de tres centavos, cosas por el estilo.
Selena

Frases de Selena - Desde que era pequeña, cuando estaba en la escuela, yo ya era una niña de negocios. Me gustaba comprar cosas para vender, chicle de tres centavos, cosas por el estilo.

Más Frases


Toda infracción de la ley es una ofensa contra el Estado.
Thomas Hobbes
Sed, cristianos, a moveros más formales: no seáis como pluma al viento, y no creáis que cualquier agua os lave. Tenéis el viejo y el nuevo testamento, y el pastor de la Iglesia que os guía: que ello a vuestra salvación os baste. Si mala avidez otra cosa os grita, sed hombres, y no locas ovejas, ¡que el judío, de vosotros, entre vosotros, no se ría!
Dante Alighieri
¿Para qué hacer cosas de las que luego tendrás que arrepentirte? No es necesario vivir con tantas lágrimas. Haz sólo lo que esté bien, aquello de lo que no tengas que arrepentirte, aquello cuyos dulces frutos recogerás con alegría
Buda Gautama
Todos los objetos de la razón e investigación humana pueden, naturalmente, dividirse en dos grupos, a saber: relaciones de ideas y cuestiones de hecho;...
David Hume
Con un poco de amor fue tejida mi piel y el cincel de mis huesos fue un poco de amor. Con un poco de amor soy yo mismo, soy tú, soy aquel
Silvio Rodríguez
En las grandes adversidades toda alma noble aprende a conocerse mejor.
Friedrich von Schiller
Como las ciudades en guerra, todas las mujeres tienen un flanco indefenso. Cuando se les descubre, la plaza se rinde inmediatamente.
Marqués de Sade
Lo bello es superior a lo sublime, porque es permanente y no sacia, mientras que lo sublime es relativo, pasajero y violento.
Henri-Frédéric Amiel
Yo he conocido muchos matrimonios felices, pero ni uno solo compatible. Toda la mira del matrimonio es combatir durante el instante en que la incompatibilidad se hace indiscutible y sobrevivirlo.
Gilbert Keith Chesterton
Los demagogos siempre han prometido seguridad a cambio de rendir la libertad.
Al Gore