Esquivando una abeja de la flor, incliné mi cabeza y, cogiéndola luego por el tallo, escuché y oí, clara, la palabra... ¿Pronunciaste mi nombre? ¿O bien dijiste...? Sí, alguien dijo: ¡Ven! , mientras yo me inclinaba. Si acaso lo pensaba, no lo dije en voz alta... Por eso regresé.
Robert Frost

Frases de Robert Frost - Esquivando una abeja de la flor, incliné mi cabeza y, cogiéndola luego por el tallo, escuché y oí, clara, la palabra... ¿Pronunciaste mi nombre? ¿O bien dijiste...? Sí, alguien dijo: ¡Ven! , mientras yo me inclinaba. Si acaso lo pensaba, no lo dije en voz alta... Por eso regresé.