- ¡Carajo!- gritó. Amaranta, que empezaba a meter la ropa en el baúl, creyó que la había picado un alacrán. - ¿Dónde está? - preguntó alarmada. - ¿Qué? - ¡El animal! Úrsula se puso un dedo en el corazón. - Aquí- dijo.
Gabriel García Márquez

Frases de Gabriel García Márquez - - ¡Carajo!- gritó. Amaranta, que empezaba a meter la ropa en el baúl, creyó que la había picado un alacrán. - ¿Dónde está? - preguntó alarmada. - ¿Qué? - ¡El animal! Úrsula se puso un dedo en el corazón. - Aquí- dijo.

Más Frases


La historia es un puro engaño; permanece tal como la maquilló y amañó algún gran escritor. Aun si halláramos unas Memorias que demostraran hasta la evidencia que Tácito sólo escribió imposturas al contar las virtudes de Agrícola y los vicios de Tiberio, Agrícola y Tiberio seguirían siendo tal como los hizo Tácito.
François-René de Chateaubriand
Al señor Jiménez Losantos le beso los pies.
José Miguel Monzón Navarro
Los ángeles necesitan un cuerpo supuesto, no por ellos mismos sino por beneficio de nosotros
Tomás de Aquino
Al final, ¿Qué importa más: vivir o saber que se está viviendo?
Clarice Lispector
La conciencia es la voz del alma; las pasiones son la voz del cuerpo
Jean-Jacques Rousseau
Para los grandes medios de comunicacion del mundo los medios de comunicacion neoliberal, nosotros los excluidos solo existen cuando estan muertos o en la carcel o son perseguidos
Subcomandante Marcos
Únicamente el entusiasmo o la locura pueden determinar que se prefiera un sistema de conjeturas improbables que desesperan a aquel sistema evidente que tranquiliza.
Marqués de Sade
¿Cuál es la situación política del Ecuador respecto a las naciones extranjeras? ¿No ha sido invadido, humillado, traicionado? Sólo enemigos ha encontrado en los que, debiendo defenderlo, no han hecho sino coadyuvar a los designios de ambiciosos extranjeros
Juan Montalvo
Por pequeño que sea un deseo, te mantiene atado, como el ternero a la vaca
Buda Gautama
La ley no ha sido establecida por el ingenio de los hombres, ni por el mandamiento de los pueblos, sino que es algo eterno que rige el Universo con la sabiduría del imperar y del prohibir.
Cicerón