Nunca hubo una muerte más anunciada
Gabriel García Márquez

Frases de Gabriel García Márquez - Nunca hubo una muerte más anunciada

Más Frases


Una doctrina hoy excelente puede resultar un anacronismo dentro de pocos años, fuerza de no evolucionar y de no adaptarse a las nuevas necesidades. Por eso hemos puesto, como primera tarea para la Escuela, el desarrollarla, terminarla y después mantenerla al día, para adaptarla a la evolución.
Juan Domingo Perón
Por lo visto no había oído mis pasos y ni siquiera se movió cuando, conteniendo el aliento y con el corazón a galope, pase junto a ella...
Fiódor Dostoyevski
Los dentistas, como los toreros, se pasan la vida pinchando en hueso
Enrique Jardiel Poncela
Leída cuidadosamente, la biblia es la fuerza más potente para el ateísmo jamás concebida.
Isaac Asimov
La maldad no tiene por fin esencialmente el sufrimiento del otro, sino su propio gozo, bajo la forma, por ejemplo, de un sentimiento de venganza o de una fuerte excitación nerviosa.
Friedrich Nietzsche
Es la horrible fuerza del presente, que aplasta más el pasado cuanto más lo distancia, y además lo falsea sin que el pasado pueda abrir la boca, protestar ni contradecirlo ni refutarle nada.
Javier Marías
Esencial a la justicia es hacerla sin diferirla. Hacerla esperar es injusticia
Jean de la Bruyere
Trátame como debes tratarme, no como merezco ser tratado.
Antonio Porchia
Busca serenamente la felicidad y evita la ambición, aunque ésta sea en apariencia tan inofensiva como la que persigue el camino de la ciencia.
Mary Shelley
No importa que las mujeres nos fastidien; lo que no soportamos es que nos fastidie siempre la misma.
Noel Clarasó