Evita la conversación de aquellas personas cuya palabra, en vez de ser trabajo, es placer. Los grandes parlanchines suelen ser espíritus refinadamente egoístas, que buscan nuestro trato, no para estrechar lazos sentimentales, sino para hacerse admirar y aplaudir.
Santiago Ramón y Cajal

Frases de Santiago Ramón y Cajal - Evita la conversación de aquellas personas cuya palabra, en vez de ser trabajo, es placer. Los grandes parlanchines suelen ser espíritus refinadamente egoístas, que buscan nuestro trato, no para estrechar lazos sentimentales, sino para hacerse admirar y aplaudir.

Más Frases


En las grandes cosas los hombres se muestran como les conviene mostrarse. En las pequeñas, como son
Nicolas Chamfort
Recordando que la sabiduría y el poder y la bondad del Creador en ninguna parte se muestra tan bien como en los cielos y los cuerpos celestes, podemos fácilmente reconocer el gran mérito de Aquél que ha traído estos cuerpos a nuestro conocimiento, y que, a pesar de su casi infinita distancia, los ha presentado fácilmente visibles
Galileo Galilei
Si los males no pueden evitarse, es de sabios reducir el intervalo de espera; estar conscientes, nada más, de cuáles serán los sufrimientos que pueden alcanzarnos si intentamos emprender el vuelo; y sufrir únicamente su daño real sin los conflictos anticipados de la duda y la angustia.
Samuel Johnson
Hay que unir lo teórico a lo Real, lo ideal a lo Empírico.
Juan Domingo Perón
Te dejaré una ilusión envuelta en una promesa de eterna pasión.
Alejandro Sanz
Toda idea es copia de alguna impresión o sentimento precedente, y donde no podemos encontrar impresión alguna, podemos estar seguros de que no hay idea.
David Hume
La miseria depara al hombre extraños compañeros de cama. (La tempestad).
William Shakespeare
La modestia en el hombre de talento es cosa honesta; en los grandes genios, hipocresía.
Juan Luis Vives
Todas las grandes verdades comienzan por ser blasfemias.
George Bernard Shaw
La oxidación por falta de uso gasta mucho más las herramientas que el propio trabajo.
Benjamín Franklin