No acepten lo habitual como cosa natural pues en tiempos de desorden sangriento, de confusion organizada, de arbitrariedad conciente, de humanidad deshumanizada, nada debe parecer imposible de cambiar
Bertolt Brecht

Frases de Bertolt Brecht - No acepten lo habitual como cosa natural pues en tiempos de desorden sangriento, de confusion organizada, de arbitrariedad conciente, de humanidad deshumanizada, nada debe parecer imposible de cambiar

Más Frases


Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. [Mateo 22:20]
Jesús de Nazaret
Las obras literarias nos invitan a la libertad de interpretación, ya que nos ofrecen diversos caminos y nos ponen de cara a la ambigüedad de la vida.
Umberto Eco
A este hombre le están prohibidas tanto la vida creativa como la existencia de goce, pero no sólo son significativas la creatividad y el goce; todos los aspectos de la vida son igualmente significativos, de modo que el sufrimiento tiene que serlo también.
Viktor Frankl
La caridad es el océano de donde parten y adonde van a parar todas las otras virtudes
Henri Lacordaire
La verdad siempre se halla en la simplicidad y no en la multiplicidad y confusión de las cosas
Isaac Newton
Hasta hoy las máquinas no han abreviado una hora el trabajo de un solo ser humano.
John Stuart Mill
Los padres sólo pueden dar buenos consejos o ponerlos en el camino del bien, pero la formación del carácter de una persona reside en ella misma.
Anne Frank
La superación de una autocomprensión fundamentalista significa no sólo la refracción reflexiva de las pretensiones dogmáticas de verdad, y por tanto una autolimitación cognitiva, sino el paso a otro nivel de la conciencia moral
Jürgen Habermas
John Lennon era un gran tipo, un gran escritor y un espíritu importante. A veces me siento en el Piano y me encuentro tocando Imagine. Y empiezo a recordar a John. Pero hey, vienes y te vas. Pero nadie olvidara a John, Jimi o a Otis
Keith Richards
El Arte necesita soledad o miseria, o pasión. Es una flor de una roca, que requiere el viento áspero y el terreno duro.
Alexandre Dumas