Esos que pretenden, para reformarnos, vencer nuestro instinto criminal, que nos den primero de comer. De moral hablaremos después. Esos que no se olvidan de cuidar nuestra formación, sin que por ello dejen de engordar, escuchen esto: por más que le den vueltas, primero es comer, y después de hartos ¡venga la moral!
Bertolt Brecht

Frases de Bertolt Brecht - Esos que pretenden, para reformarnos, vencer nuestro instinto criminal, que nos den primero de comer. De moral hablaremos después. Esos que no se olvidan de cuidar nuestra formación, sin que por ello dejen de engordar, escuchen esto: por más que le den vueltas, primero es comer, y después de hartos ¡venga la moral!

Más Frases


Cuando era un bebé, escribía un diario, Hace poco estuve releyéndolo. Decía: día uno: aún estoy cansado por el traslado; día dos: todo el mundo me habla como a un idiota.
Steven Wright
¡Qué luz de atardecer increíble, hecha del polvo más fino, llena de misteriosa tibieza, anuncia la aparición de la nieve!
Xavier Villaurrutia
Hay que agotar todos los esfuerzos antes de quejarse
Santa Teresa de Jesús
El hombre que no sabe callar tampoco sabe hablar.
Publilio Siro
En general, el cristianismo es sobre todo admirable por haber convertido al hombre físico en hombre moral. Todos los grandes principios de Roma y de Grecia, la igualdad, la libertad, se encuentran en nuestra religión, pero aplicados al alma y al genio y considerados bajo sublimes relaciones.
François-René de Chateaubriand
Lo trágico de la guerra es que echa mano de lo mejor del hombre para emplearlo en la peor de las obras humanas: destruir
Ralph Waldo Emerson
Cuando un hombre sabe que será ahorcado en dos semanas, concentra su mente asombrosamente.
Samuel Johnson
No sé por qué, pero oír que estaba amenazada no me preocupó. Me parecía que todos sabemos que algún día vamos a morir. Creo que nadie puede detener a la muerte, venga de un talibán o del cáncer. Así que seguiré haciendo lo que quiera hacer.
Malala Yousafzai
El proceso de aprender un arte puede dividirse convenientemente en dos partes: una, el dominio de la teoría; la otra, el dominio de la práctica.
Erich Fromm
El corazón, cuando palpita por nada, palpita escondido.
Antonio Porchia