Tus penas eran mis penas, las mías, tuyas. Si no estabas tú contenta, yo no lo estaba
Bertolt Brecht

Frases de Bertolt Brecht - Tus penas eran mis penas, las mías, tuyas. Si no estabas tú contenta, yo no lo estaba

Más Frases


La firmeza en el propósito es una de las virtudes más necesarias, y uno de los mejores instrumentos para el éxito. Sin ella genios desperdician sus esfuerzos en laberintos de incongruencias.
Felipe Stanhope de Chesterfield
No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos qué forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el tiempo.
Emil Cioran
Si la vida te da un limón, haz limonada.
Dale Carnegie
¿Qué es la poesía? El amor que descubre su propio ritmo.
Rafael Barrett
Más que en ningún otro momento de la historia, la humanidad se halla en una encrucijada. Un camino conduce a la desesperación absoluta. El otro, a la extinción total. Quiera dios que tengamos la sabiduría de elegir correctamente.
Woody Allen
Educar es elevar al hombre al nivel de su tiempo
José Martí
¿Cómo podemos entonces ser reacios a deshacernos de nuestros defectos?
Mao Zedong
Para Francisco la relación de Irene con su novio era apenas la suma de dos soledades y de muchas ausencias. Decía que cuando tuvieran ocasión de permanecer juntos durante un tiempo, ambos comprenderían que sólo los unía la fuerza del hábito. No había urgencia alguna en ese amor, sus encuentros eran apacibles y demasiado largas sus separaciones.
Isabel Allende
Todos los problemas tienen la misma raíz: el miedo, que desaparece gracias al amor; pero el amor nos da miedo.
Anónimo
Honestidad: la mejor de todas las artes perdidas
Mark Twain