No basta examinar; hay que contemplar: impregnemos de emoción y simpatía las cosas observadas; hagámoslas nuestras, tanto por el corazón como por la inteligencia.
Santiago Ramón y Cajal

Frases de Santiago Ramón y Cajal - No basta examinar; hay que contemplar: impregnemos de emoción y simpatía las cosas observadas; hagámoslas nuestras, tanto por el corazón como por la inteligencia.

Más Frases


He cometido el peor pecado que un hombre puede cometer. no he sido feliz.
Jorge Luis Borges
La paz es el resultado de muchas actitudes, todas estas fundamentadas precisamente en la caridad, no entendida como limosna, sino como amor.
Buda Gautama
Es extremadamente raro que con tantos conocimientos alguien sea al mismo tiempo tan amable. He observado casi siempre que las mujeres instruidas tienen en el mundo una cierta rudeza; una especie de afectación que hace que se compre muy caro el placer de su compañía
Marqués de Sade
Hace dos mil años era un orgullo decir civis romanus sum. Hoy, en el mundo de la libertad, uno puede estar orgulloso de decir Ich bin ein Berliner Todos los hombres son libres, donde quiera que vivan, son ciudadanos de Berlín, y, por ello, como un hombre libre, estoy orgulloso de decir Ich bin ein Berliner!
John F. Kennedy
La madurez hace al hombre más espectador que autor de vida social.
Gilbert Keith Chesterton
La calma, profunda como un suspiro.
Halfdan Rasmussen
Y un montón de solos caminando por la vida van solos y bien solas pero nosotros entendemos el blues.
Celeste Carballo
Las revoluciones se producen, generalmente, en los callejones sin salida.
Bertolt Brecht
Lo más característico del marxismo es el análisis de los hechos, instituciones y relaciones sociales en las condiciones concretas de la época a que corresponden y no según ciertas normas éticas a las que se atribuye valor permanente.
Felipe González
La experiencia demuestra que el hombre no puede ser virtuoso sin la religión.
Jean-Jacques Rousseau