El capital es trabajo muerto que, al modo de los vampiros, vive solamente chupando trabajo vivo, y vive más cuanto más trabajo chupa
Karl Marx

Frases de Karl Marx - El capital es trabajo muerto que, al modo de los vampiros, vive solamente chupando trabajo vivo, y vive más cuanto más trabajo chupa

Más Frases


La fortuna llovida del cielo corrompe y arruina. Es común la idea falsa de que la agricultura y la industria exigen para desenvolverse fuertes capitales. Lo contrario es lo cierto. Lo que dura y prospera y perdura es lo que nació humildemente y se fue nutriendo de su propia sustancia.
Rafael Barrett
Bajó los ojos y luego quiso mirarme pero no pudo. Durante algunos minutos probó a dominar su emoción, pero de pronto me volvió la espalda, puso los codos en la barandilla del muelle y se deshizo en lágrimas
Fiódor Dostoyevski
La mente Universal es como un gran océano, con su superficie ondulada y alterada por las olas pero en su profundidad permanece inamovible
Buda Gautama
Soy un actor, no una estrella. Las estrellas son personas que viven en Hollywood y tienen piscinas con forma de corazón.
Al Pacino
Cuando adviertas que alguien no te quiso bien, investiga primero qué fue lo que lo disgustó en ti. Puede que tuviera razón.
Elias Canetti
La riqueza se parece al agua de mar; cuanta más bebemos, tanto más sedientos nos sentimos.
Arthur Schopenhauer
No busco glorias sino la unión de los americanos y la prosperidad de la patria
Manuel Belgrano
Un padre aprende rápidamente que su hijo siempre viene al baño precisamente en los momentos en los que está ahí, como si necesitara compañía. La única manera de que este padre esté seguro de la privacidad del cuarto de baño es afeitarse en la gasolinera.
Bill Cosby
Que el caracol es comestible y la babosa no lo es, me lo creo. Y además admiro profundamente al tipo que fue capaz de descubrirlo por primera vez.
Jaume Perich
En todas las actividades es saludable, de vez en cuando, poner un signo de interrogación sobre aquellas cosas que por mucho tiempo se han dado como seguras
Bertrand Russell