La humanidad está ante una bifurcación histórica. Un camino lleva a la desesperación y a la renuncia total. El otro, a la extinción definitiva. Roguemos tener la sabiduría que hace falta.
Woody Allen

Frases de Woody Allen - La humanidad está ante una bifurcación histórica. Un camino lleva a la desesperación y a la renuncia total. El otro, a la extinción definitiva. Roguemos tener la sabiduría que hace falta.

Más Frases


El fútbol es popular porque la estupidez es popular
Jorge Luis Borges
¡Son tantos los mortales que no pueden digerir la felicidad! La felicidad no es cosa fácilmente digerible; es, más bien, muy indigesta
Miguel de Unamuno
Yo aprendí que en la vida no existe una respuesta correcta o equivocada. Aprendí que en la vida tendemos a hacer elecciones, y que cada elección tiene una consecuencia. Si no nos gusta nuestra elección y su consecuencia, entonces debemos buscar una nueva elección y una nueva consecuencia.
Robert Kiyosaki
Aquellas personas que no están dispuestas a pequeñas reformas, no estarán nunca en las filas de los hombres que apuestan a cambios trascendentales.
Mahatma Gandhi
El dinero, que ha hecho morir a tantos cuerpos, hace morir todos los días a miles de almas.
Giovanni Papini
Nunca mires hacia el pasado, nunca te arrepientas, incluso si hay vacío por delante. Pero no podía evitarlo. A veces prefiero mirar hacia atrás si eso significaba que podía sentir algo en mi corazón, incluso algo triste. La tristeza era mejor que el vacío.
Xiaolu Guo
No desearlo todo para sí; quitarse algo de sí para que toquen a igual parte todos, es valor que parece heroico, a juzgar por el escaso número de los que dan prueba de él.
José Martí
Todo se resume en una sentencia muy sencilla: existen buenas y malas maneras de hacer las cosas. Usted puede practicar el tiro ocho horas diarias, pero si la técnica es errónea, sólo se convertirá en un individuo que es bueno para tirar mal
Michael Jordan
El verdadero amante ansía la tribulación como el rebelde anhela el perdón y el pecador la misericordia.
Bahá'u'lláh
Dios, al nacer nosotros, nos dio por cuna el corazón de una madre.
Henri Lacordaire