Para Francisco la relación de Irene con su novio era apenas la suma de dos soledades y de muchas ausencias. Decía que cuando tuvieran ocasión de permanecer juntos durante un tiempo, ambos comprenderían que sólo los unía la fuerza del hábito. No había urgencia alguna en ese amor, sus encuentros eran apacibles y demasiado largas sus separaciones.
Isabel Allende

Frases de Isabel Allende - Para Francisco la relación de Irene con su novio era apenas la suma de dos soledades y de muchas ausencias. Decía que cuando tuvieran ocasión de permanecer juntos durante un tiempo, ambos comprenderían que sólo los unía la fuerza del hábito. No había urgencia alguna en ese amor, sus encuentros eran apacibles y demasiado largas sus separaciones.

Más Frases


No hablo al Presidente de la República, a quien no conozco, ni al político, del que desconfío; hablo al mexicano, al hombre de sentimiento y de razón, a quien creo imposible no conmuevan alguna vez (aunque sea un instante) las angustias de las madres, los sufrimientos de los huérfanos, las inquietudes y las congojas de la patria
Emiliano Zapata
No te haré más tibio el frío ni más dulce el café con leche pero piensa en mí, muchacha, piensa en mí
Joan Manuel Serrat
Tu perfecta felicidad está en Dios, creador de todos los bienes
Tomás de Kempis
Quien quita la ocasión, quita el pecado.
Proverbio
Hubo un par de profesores que me prestaron atención, que me animaron a dibujar o a pintar, a expresarme. Pero la mayor parte del tiempo se empeñaban en que fuera un jodido dentista o un maestro. Luego, los fans se empeñaron en que fuera un jodido beatle o un Elgenlbert Humperdinck y los críticos se empeñaron en que fuera Paul McCartney.
John Lennon
La distancia no es cuanto nos separemos, la distancia es si no volvemos
Alejandro Sanz
Contra los valores afectivos no valen razones, porque las razones no son nada más que razones, es decir, ni siquiera verdades
Miguel de Unamuno
Phil, no entres al baño, hay un tigre
Zach Galifianakis
No se lo que pareceré a los ojos del mundo, pero a los míos es como si hubiese sido un muchacho que juega en la orilla del mar y se divierte de tanto en tanto encontrando un guijarro más pulido o una concha más hermosa, mientras el inmenso océano de la verdad se extendía, inexplorado frente a mi.
Isaac Newton
La necesidad no conoce leyes.
Agustín de Hipona