Los Beatles salvaron al mundo del aburrimiento

— George Harrison —