El descortés es como un leproso del mundo distinguido

— Honoré de Balzac —