Bienaventurado el que nada espera, porque nunca sufrirá desengaños

— Alexander Pope —