Felices son los de genio apacible, puesto que ellos heredarán la tierra.

— Jesús de Nazaret —