París es la única ciudad del mundo donde morirse de hambre es todavía considerado un arte

— Carlos Ruiz Zafón —