La fuerza y la mente son opuestas. La moralidad termina donde empieza la pistola.

— Ayn Rand —