No dependa tu paz de la palabra de los hombres, pues digan de ti bien o mal no serás por eso diferente

— Tomás de Kempis —