Los médicos no están para curar, sino para recetar y cobrar; curarse o no es cuenta del enfermo.

— Moliere —