Un embajador debe estudiar el bienestar de su país, y no gastar su tiempo en fiestas y motines.

— Xenócrates —