No dejes que tu cuerpo sea la tumba de tu alma.

— Pitágoras —