Los días no adquieren sabor hasta que uno escapa a la obligación de tener un destino.

— Emil Cioran —