¡En qué patéticos esclavos nos convertimos por el poder dominante de la gravedad sobre todas las cosas de la tierra! (...) Nuestro único consuelo es que no podemos solucionarlo. No es fallo nuestro: nos guste o no, tenemos que obedecer a la gravedad, nuestra tirana.
M. C. Escher

Frases de M. C. Escher - ¡En qué patéticos esclavos nos convertimos por el poder dominante de la gravedad sobre todas las cosas de la tierra! (...) Nuestro único consuelo es que no podemos solucionarlo. No es fallo nuestro: nos guste o no, tenemos que obedecer a la gravedad, nuestra tirana.

Más Frases


El hombre avaro está lleno de temores, y quien vive con temor será siempre un siervo.
Horacio
Del mismo modo en que solemos mirar un reloj parado como si aúm andase, también le miramos la cara a una mujer bella como si aún nos amase.
Gustave Flaubert
Nada incrementaría tanto la posibilidad de supervivencia sobre la Tierra como el paso hacia una alimentación vegetariana.
Albert Einstein
De cada daño que sufren los que amamos brota un mar de ternura.
Elias Canetti
Recordar un buen momento es sentirse feliz de nuevo
Gabriela Mistral
Un padre es un tesoro, un hermano es un consuelo: un amigo es ambos.
Benjamín Franklin
El secreto de aburrir a la gente es explicarles todo sobre ti.
Voltaire
Adán y Eva, después del desayuno, se pusieron el chándal, cogieron las bicicletas y salieron a pasear. A medida que avanzaban se iban creando los caminos, el paisaje, los ríos azules, los valles, los bosques, los animales. Por la tarde crearon también la música de jazz y el güisqui y así hasta la mañana siguiente que fue lunes y ya intervino Dios.
Manuel Vicent
Hubo un tiempo en que me sentía como, 'Maldita sea, si hubiera nacido negro, no tendría que pasar por todo esto.
Eminem
El socialismo no tiene nada que ver con el populismo, que ofrece dádivas de arriba. Y el socialismo se construye de abajo hacia arriba. Comienza con cooperativas y con organizaciones no gubernamentales; el socialismo auténtico no es estatista. Le deja libertad al individuo.
Mario Bunge