... antes de los reyes, había poquísimos profetas que amonestaran al pueblo; en cambio, después de la elección de la monarquía, había muchísimos a la vez.
Baruch Spinoza

Frases de Baruch Spinoza - ... antes de los reyes, había poquísimos profetas que amonestaran al pueblo; en cambio, después de la elección de la monarquía, había muchísimos a la vez.

Más Frases


El matrimonio, como la vida entera, es algo terriblemente difícil que hay que volver a empezar desde el principio todos los días, y todos los días de nuestra vida. El esfuerzo es constante, e inclusive agotador muchas veces, pero vale la pena. Un personaje de alguna novela mía lo dice de un modo más crudo: También el amor se aprende
Gabriel García Márquez
Un hombre que no sabe ser un buen padre, no es un auténtico hombre.
Mario Puzo
La vejez es la cosa más inesperada de las que le pasan al hombre
León Trotski
La tinta del intelectual es más santa que la sangre del mártir.
Mahoma
La preponderencia del dolor sobre el placer es la causa de nuestra moral y de nuestra religión ficticias.
Friedrich Nietzsche
Nunca me han preocupado mucho los premios personales. El hombre no se convierte en un luchador por la libertad con la esperanza de ganar premios, pero cuando se me notificó que había ganado el Nobel de la Paz de 1993 junto con el Sr. de Klerk, me conmoví profundamente
Nelson Mandela
El requisito clave para redimir la integridad de la democracia representativa en la época de los medios de comunicación electrónicos es garantizar que el ciudadano esté plena y debidamente conectado a un foro público abierto y saneado, un foro que sea de fácil acceso para las personas y que se guíe por la meritocracia de las ideas.
Al Gore
Mi educación está basada en la física y la economía, ya que crecí en un entorno de ingeniería, ya que mi padre es ingeniero electromecánico. Cuando pedía alguna explicación, me daba las razones de por qué y cómo funcionaban las cosas. Además, hice modelos de cohetes ya que en Sudáfrica no existían los prefabricados.
Elon Musk
¿Quién es libre? El sabio que puede dominar sus pasiones, que no teme a la necesidad, a la muerte ni a las cadenas, que refrena firmemente sus apetitos y desprecia los honores del mundo, que confía exclusivamente en sí mismo y que ha redondeado y pulido las aristas de su carácter.
Horacio
Por lo tanto, una de las mejores maneras de aprender algo es enseñar lo que usted quiere aprender a otros. Como enseñan en la escuela dominical: Da y recibirás. Mientras más tiempo invierta usted personalmente en la enseñanza de sus hijos sobre el dinero, más inteligentes se volverán todos ustedes.
Robert Kiyosaki