Cualquier teoría de la motivación que merezca la pena debe tratar las capacidades superiores de la persona fuerte y sana, así como también las maniobras defensivas de los espíritus paralizados.
Abraham Maslow

Frases de Abraham Maslow - Cualquier teoría de la motivación que merezca la pena debe tratar las capacidades superiores de la persona fuerte y sana, así como también las maniobras defensivas de los espíritus paralizados.

Más Frases


Los azotes físicos y las calamidades de la naturaleza humana hicieron necesaria la sociedad. La sociedad se agregó a los desastres de la naturaleza. Los inconvenientes de la sociedad hicieron necesario al Gobierno, y el Gobierno se agregó a los desastres de la sociedad. Esta es la historia de la naturaleza humana.
Nicolas Chamfort
Ocupamos el templo con el dios Mercado, él nos organiza la economía, la política, los hábitos, la vida y hasta nos financia en cuotas de tarjeta la apariencia de felicidad.
José Mujica
En una eternidad siempre se puede empezar de nuevo
Facundo Cabral
Debajo de una manta ni la hermosa asombra ni la fea espanta.
Anónimo
Los moribundos que hablan de su testamento pueden confiar en ser escuchados como si fueran oráculos.
Jean de la Bruyere
Eres la mujer más bella que yo haya visto nunca, lo cual no dice mucho a tu favor.
Groucho Marx
Creo que hay mucho potencial si tienes un producto interesante y la gente está dispuesta a pagar mucho dinero por éste. Creo que eso es lo que ha mostrado Apple. Puedes comprar un smartphone o un computador mucho más barato, pero los productos de Apple son mucho mejores que la alternativa, así que hay personas dispuestas a pagar un poco más.
Elon Musk
Todavía hay esperanza, cuando nos enfrentamos sin prejuicios a un problema sin solucionar. Sin embargo, no hay esperanza si actuamos como si el problema no existiese.
C. S. Lewis
El mejor escritor es aquel que se avergüenza de serlo.
Friedrich Nietzsche
A otros, en cambio, Cristo los llama a seguirlo más de cerca en el sacerdocio o en la vida consagrada. Qué hermoso es saber que Jesús te busca, se fija en ti y con su voz inconfundible te dice también a ti: ¡Sígueme!
Benedicto XVI