A los ídolos no hay que tocarlos: se queda el dorado en las manos.
Gustave Flaubert

Frases de Gustave Flaubert - A los ídolos no hay que tocarlos: se queda el dorado en las manos.