Cuando el oído es penetrante, se convierte en ojo. De lo contrario, la palabra de Dios se enreda en el oído y no llega al corazón.
Yalal ad-Din Muhammad Rumi

Frases de Yalal ad-Din Muhammad Rumi - Cuando el oído es penetrante, se convierte en ojo. De lo contrario, la palabra de Dios se enreda en el oído y no llega al corazón.

Más Frases


No importa cuán oscura sea la noche, espero el alba, y aquéllos que viven en el día esperan la noche. Por tanto, regocíjate, y mantente íntegro, si puedes, y devuelve amor por amor.
Giordano Bruno
Yo siempre seré un hombre de palabras. Más que un hombre pájaro
Jim Morrison
Déjame sólo un poco de mí mismo para que pueda llamarte mi todo.
Rabindranath Tagore
Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, golpeado, que la fuerza puede destruir el alma, y que a veces el coraje no obtiene recompensa.
Albert Camus
Los pastusos deben ser aniquilados, y sus mujeres e hijos transportados a otra parte, dando a aquel país una colonia militar. De otro modo Colombia se acordará de los pastusos cuando haya el menor alboroto o embarazo, aún cuando sea de aquí a cien años, porque jamás se olvidarán de nuestros estragos aunque demasiado merecidos
Simón Bolívar
Cuando se coloca el centro de gravedad de la vida no en la vida, sino en el más allá —en la nada— se le ha quitado a la vida como tal el centro de gravedad.
Friedrich Nietzsche
Tener tiempo es la posesión del bien más preciado por quien aspira a grandes cosas
Plutarco
Si uno rige su vida por el sentido común, ¿Cómo puede dejar de ser profundo?
James Joyce
No crezca mi niño, no crezca jamás... Los grandes al mundo, le hacen mucho mal.
Facundo Cabral
Mas no es el autor, sino la autoridad de la Iglesia, lo que hace de un libro un texto canónico.
Thomas Hobbes