He aquí la gran incógnita que no he podido resolver, a pesar de mis treinta años de investigación sobre el alma femenina: ¿Qué es lo que quiere la mujer?
Sigmund Freud

Frases de Sigmund Freud - He aquí la gran incógnita que no he podido resolver, a pesar de mis treinta años de investigación sobre el alma femenina: ¿Qué es lo que quiere la mujer?

Más Frases


El mate lo ha escuchado todo, lo ha adivinado todo, confidencias terribles, esperanzas siempre abatidas, juramentos sombríos. Aplicadle el oído, y percibiréis en él las mil voces confusas del inmenso pasado, como en el viejo caracol los rumores del mar.
Rafael Barrett
Las lágrimas se guardan para los entierros, y la vida hay que buscarla allí donde lo dejan a uno. En una casa buena de Cádiz, o en el infierno. Donde sea. Donde se pueda
Arturo Pérez-Reverte
La causa de los problemas de los Beatles es que no podemos estar siempre a expensas de lo que Paul haga, porqué sería el caos para George, Ringo y para mí
John Lennon
No sé si soy cobarde por no irme de aqui, o un valiente por seguir luchando por causas casi perdidas
Pablo Hasél
La única oferta de renovación que hicimos por Simao es que no hicimos oferta de renovación
Enrique Cerezo
Tú tienes el control sobre tus emociones, no lo pierdas. No se trata de no demostrar tu molestia, sino de hacerlo mesuradamente, sin después arrepentirte de una acción cometida en un momento de descontrol
Napoleon Hill
Un triunfo sólo sienta bien a los muertos. La fortuna de un muerto está al abrigo de los reveses; hasta sus derrotas adquieren un resplandor de victoria
Marguerite Yourcenar
Recordar es el mejor modo de olvidar.
Sigmund Freud
A veces creo que el mal es todo y que el bien es sólo un bello deseo del mal
Antonio Porchia
El deseo de desaparecer, porque las cosas desaparecen, emponzoño tan atrozmente mi sed de ser que, en medio de los resplandores del tiempo, el aliento se apagaba y el ocaso de las naturaleza me envolvía con multitud de sombras. Y como veía el tiempo en todas las cosas, esperaba salvarlas del tiempo.
Emil Cioran