Mira a la derecha y a la izquierda del tiempo y que tu corazón aprenda a estar tranquilo.
Federico García Lorca

Frases de Federico García Lorca - Mira a la derecha y a la izquierda del tiempo y que tu corazón aprenda a estar tranquilo.

Más Frases


He de confesarte que, desde mis días de estudiante, no he sentido ninguna simpatía por los hombres de negocios. No hacen nada si no hay dinero de por medio. A mi entender, son lo que se solía llamar antiguamente, en los buenos tiempos, la escoria de la sociedad.
Natsume Soseki
Se vive sin pensar, porque sólo se piensa en vivir. Cada uno quiere vivir lo mejor posible, que es el modo de vivir todos muy malamente
Jacinto Benavente
Yo podría ser periodista. Creo que las entrevistas son la nueva forma de arte. Creo que la autoentrevista es la esencia de la creatividad. Hacerte preguntas a ti mismo y tratar de encontrar respuestas. Lo que hace un escritor es contestar una serie de preguntas que no han sido pronunciadas
Jim Morrison
Hay muchas variantes del liberalismo. Hay un liberalismo de cero-gobierno; anarquista. Hay un liberalismo de gobierno limitado. Comparten un montón en términos de sus valores fundamentales. Si los llevas hasta sus últimos orígenes, son diferentes. No parece importar en la práctica, porque ambos queremos trabajar en la misma dirección.
Milton Friedman
La realidad es una alucinación causada por la falta de alcohol.
Anónimo
Dios no ha muerto, sencillamente se mantiene al margen.
George Bernard Shaw
... la aparición de la propiedad es un efecto de la institución del Estado....
Thomas Hobbes
Los hombres insignificantes necesitan grandes tumbas, a los hombres grandes les bastan las pequeñas.
François-René de Chateaubriand
Nos convertimos en esfinges, aunque falsas, hasta el punto de no saber ya quiénes somos. Porque, por lo demás, lo que somos es esfinges falsas y no sabemos lo que realmente somos. El único modo de que estemos de acuerdo con la vida es que estemos en desacuerdo con nosotros. Lo absurdo es lo divino.
Fernando Pessoa
Ser creativo es instar a que el demonio no aceptar nada de segunda mano.
Agnes De Mille