Solo son grandes entre los hombres el poeta, el sacerdote, el soldado. El hombre que canta, el hombre que sacrifica y que se sacrifica. E1 resto es digno del látigo. Desconfiemos del pueblo. del buen sentido, del corazón. de la inspiración y de la evidencia
Charles Baudelaire

Frases de Charles Baudelaire - Solo son grandes entre los hombres el poeta, el sacerdote, el soldado. El hombre que canta, el hombre que sacrifica y que se sacrifica. E1 resto es digno del látigo. Desconfiemos del pueblo. del buen sentido, del corazón. de la inspiración y de la evidencia

Más Frases


Google es una compañía de productos de tecnología, y nuestro objetivo es construir tantos como podamos. No somos una empresa de medios ni de marketing, aunque muchas veces nos comparen con ellas. Dependemos de los medios para el contenido, nuestra empresa no los crea. Podemos ser una compañía de distribución, si quiere, pero no de medios
Eric Schmidt
El hombre es el que hace la historia; la mujer tiene reservada la misión de hacer al hombre, padre de la historia.
Gregorio Marañón
La libertad primero que la literatura.
Simón Bolívar
El medio más seguro para no llegar a ser muy infeliz es no pretender ser muy feliz
Arthur Schopenhauer
La naturaleza ha hecho de tal momo a las mujeres que no deben actuar según principios, sino de acuerdo con sentimientos.
Georg Christoph Lichtenberg
No hacer nada de magia era la principal tarea de los magos: no no hacer magia porque no pudieran, sino no hacerla pudiendo
Terry Pratchett
La política es un pudridero en el que lo que cuenta positivamente es la resistencia que uno ofrece a la irreversible descomposición.
Albert Boadella
La situación colonial paraliza, casi totalmente, la cultura nacional. No hay, no podría haber cultura nacional, vida cultural nacional, inventos culturales o transformaciones culturales nacionales en el marco de una dominación colonial.
Frantz Fanon
Los grandes hombres rara vez son excesivamente escrupuloso en la disposición de su atuendo
Charles Dickens
Perseverar en el cumplimiento de su deber y guardar silencio es la mejor respuesta a la calumnia.
George Washington