Nuestro comunismo no es el del falansterio, ni el de los teóricos autoritarios alemanes. Es el comunismo anarquista, sin gobierno, el del hombre libre. La síntesis de los dos fines perseguidos por la humanidad a través de la historia: libertad económica y libertad política
Piotr Kropotkin

Frases de Piotr Kropotkin - Nuestro comunismo no es el del falansterio, ni el de los teóricos autoritarios alemanes. Es el comunismo anarquista, sin gobierno, el del hombre libre. La síntesis de los dos fines perseguidos por la humanidad a través de la historia: libertad económica y libertad política

Más Frases


Es realmente impresionante qué porquería de sistema es el capitalismo, que no le puede garantizar ni a su propia gente empleo, no le puede garantizar salud, la educación adecuada; que no puede impedir que la juventud se corrompa con las drogas, con el juego, con los vicios de todas clases.
Fidel Castro
Hasta 1919, la mujer que iba al ginecólogo se sentía, ella misma, una adúltera.
Nélson Rodrigues
La expresión no le sienta a la idea a la medida, sino como un molde.
Karl Kraus
En vano los hombres se empeñan en arrastrar a su opinión a los demás, cuando ella no está cimentada en la razón. era un libertador
Manuel Belgrano
Nietzsche no quiere discípulos.
Friedrich Nietzsche
El traductor es un escritor privilegiado que tiene la oportunidad de reescribir obras maestras en su propia lengua.
Javier Marías
Puedes tenerlo todo en el mundo y ser el hombre más solo en el mundo. Y es el tipo más amargo de soledad, el éxito me ha hecho un ídolo y tener millones de libras. Pero esto me ha impedido tener una cosa que necesitamos: Cariño, una relación estable.
Freddie Mercury
El discurso del candidato dirigido al bicarbonato sería más eficaz con cepillo de dientes.
Fernando Arrabal
Desde el nacimiento hasta la muerte, de lunes a lunes, de la mañana a la noche, todas las actividades están rutinizadas y prefabricadas
Erich Fromm
El único producto de la naturaleza totalmente incoloro, inodoro e insípido es el pensamiento de mucha gente.
Jaume Perich