Ya no hay revoluciones, ya no hay revolución de Asturias ni Casas Viejas, ya no hay anarquismo catalán, ya no hay lucha de clases ni proletariado, ya no hay Semana Trágica. Ya sólo hay los cuatro modernos de mierda y las cuatro putas travestidas de lo mismo que salen por la televisión.
Francisco Umbral

Frases de Francisco Umbral - Ya no hay revoluciones, ya no hay revolución de Asturias ni Casas Viejas, ya no hay anarquismo catalán, ya no hay lucha de clases ni proletariado, ya no hay Semana Trágica. Ya sólo hay los cuatro modernos de mierda y las cuatro putas travestidas de lo mismo que salen por la televisión.

Más Frases


Al entrar al escenario siento miedo. Pero algo encuentro o algo me encuentra a mí. Antes de terminar la primera canción ya estoy en otro lado. Del lado de mi público
Chavela Vargas
¿Tendremos que repetir una vez más que es a toda costa necesario saber aprovechar las contradicciones en el campo de la burguesía y saber utilizar a los aliados que temporalmente nos brinde una situación determinada?
José Díaz Ramos
No hay negador que no esté sediento de algún catastrófico sí.
Emil Cioran
Personalmente creo que el blues es vida, tal como la vivimos hoy en día, tal como la hemos vivido en el pasado, lugares y cosas. Creo que mientras tengamos gente, lugares y cosas, siempre tendremos blues.
B. B. King
¿En qué consiste el recuerdo de los hombres? En una hora de trabajo para el marmolista.
Jean Baptiste Alphonse Karr
El hombre está condenado a ser libre, porque una vez que está en el mundo, es responsable de todo lo que hace.
Jean-Paul Sartre
¿Has visto a los clientes en materia de salud - tiendas de alimentos? Son pálidos, las personas delgadas que parecen medio - muertos. En una casa de la carne, se ve robusto, personas rubicundas. Se están muriendo, por supuesto, pero tienen un aspecto estupendo.
Bill Cosby
La vida es simplemente un mal cuarto de hora formado por momentos exquisitos.
Oscar Wilde
El color del corazón muestra el aspecto
Dante Alighieri
Definición del protestantismo: la hemiplejía del cristianismo — y de la razón...
Friedrich Nietzsche